A Gredos conmigo

Recuerdo la primera vez que tuve la necesidad de escaparme un fin de semana para desconectar, yo sola. En ese momento no tenía pareja, pero no me fui sola por eso, quería irme sola. Me apetecía una escapada muy personal, en la que pudiera estar en paz conmigo misma, con el entorno y en la…